La importancia de la velocidad de procesamiento

¿Por qué es tan importante la velocidad de procesamiento? ¿Cómo influye en las relaciones sociales?

“Cuando tú vas, yo vengo”, “Estas en las nubes” y “Llegas tarde” son frases que se pueden escuchar en contextos sociales.

Pueden hacer referencia a la lentitud en la que una persona está procesando la información que recibe. En You Can contamos con Elda Bonet Postigo, que es Logopeda y Maestra de Educación Especial. Ella es experta en detectar e intervenir, a través de sus sesiones de logopedia o a partir de los talleres concretos que impartimos.

Cómo comentamos en el artículo de Integración Sensorial, los sentidos son los encargados de recoger los estímulos que posteriormente pasarán al cerebro para ser descodificados y por consecuencia se actué acorde al mensaje que ha llegado.

Por ejemplo:

Primero la vista se encarga de leer los códigos visuales que le hayamos presentado, ya sean letras, pictogramas, jeroglíficos, etc. y pasan al cerebro para interpretarse. Allí está la base de datos donde se almacenan todas las palabras, para ser agrupadas, ordenadas y vinculadas para poder ser entendidas. A esto le llamamos comprensión lectora.

Si en lugar de captar estímulos con la vista, lo hacemos con el oído, sucede exactamente lo mismo, los sonidos están asociados a vocabulario y conceptos. Esto nos permite comprender los mensajes que nos trasmiten por vía auditiva. A posteriori el cerebro debe reconocer los sonidos que escucha y clasificarlos con las palabras e información que tiene archivada.

¿Qué sucede cuando nuestra velocidad de procesamiento es lenta?

Cuando el tiempo que se tarda en recoger la información, procesarla y conectarla con los datos existentes es demasiado largo, las personas hablan de temas que ya se dejaron a otras, es decir, cuando intervienen en una conversación, ésta ya ha avanzado y la respuesta que dan, llega fuera de lugar.

Debemos tener en cuenta que las conversaciones verbales normalmente son fluidas y se va saltando de tema en tema según avanza.

Las personas con Trastornos del Neurodesarrollo pueden presentar lenta velocidad de procesamiento, esto les dificultará a la hora de comunicarse con otras personas, sobre todo si hablamos de niños, niñas y adolescentes, ya que el receptor no suele tener paciencia para esperar la respuesta y continúa hablando o jugando.

Ésta importante función cognitiva debería ser valorada y trabajada desde el momento en el que se detecta, ya que, interviniendo de forma adecuada, mejorara no solo la fluidez verbal, sino que también la capacidad de comprensión y de socialización.

¿Cómo podemos darnos cuenta de que la velocidad de procesamiento es lenta?

Entre otras, podemos observar niños, niñas, adolescentes o adultos:

  • Se agobian cuando tienen que manejar mucha información.
  • Responden preguntas que hace tiempo se pronunciaron.
  • Tienen un ritual verbal para iniciar, por ejemplo, pueden repetir lo que se les ha dicho y a continuación responden.
  • Necesitan mucho tiempo para tomar una decisión.
  • Ponen cara de apuro cuando les dices algo absurdo, parece que detectan la incongruencia, pero tardan en iniciar la corrección.

¿Y cómo afecta a la vida de las personas?

Las personas con Trastornos del Neurodesarrollo, como son las que reciben el diagnostico de Trastorno Espectro Autista, Síndrome de Tourette, Trastorno de Hiperactividad o déficit de Atención, entre otros muchos, pueden tener asociadas dificultades en otras funciones ejecutivas o incluso en el área sociales. Si a éstas problemáticas les sumamos que el tiempo que necesitan para entender y dar respuesta es demasiado, nos encontramos con individuos que cogen inseguridad para comunicarse, dado a que las personas del entorno no esperan pacientes a que hagan todo el proceso mental. Y clásicamente ocurren 2 cosas:

  • Hablan en lugar del otro, es decir, no esperan a que realice todo el proceso mental y el receptor contesta lo que intuye que debería decir el emisor.
  • Continúan hablando, jugando o realizando cualquier otra acción. Esto tampoco ayuda porque genera distracciones o interrupciones en el proceso mental.

En ambas situaciones, el sujeto que debería de practicar para ser más veloz, deja de pensar y no refuerza el proceso que requiere para estar a la altura de las circunstancias.

Los Programas de Velocidad de procesamiento tienen como objetivo entrenar las capacidades cognitivas necesarias y lograr mayor velocidad de procesamiento, de este modo mejora la calidad de la comunicación y relaciones sociales.

 

Aurora Carbonell

Terapeuta Ocupacional Num.Col. 066

Directora de You Can