//Y TÚ ¿DE QUE PASTA ERES?

Y TÚ ¿DE QUE PASTA ERES?

Mi corazón bombea la sangre que riega mi cuerpo, este cuerpo que no para ni dormido.

Mis neuronas bailan al ritmo de rock, saltan y saltan para seguir todos los estímulos que llegan y llegan como cascada de deshielo.

Yo te quiero escuchar, pero las chicharras llamándome no me dejan oírte.

Yo te quiero contar, y tengo tantas ganas que se me enredan las ideas y se me escapan por la boca sin estructura ni orden.

A veces quiero que me entiendas,  que no me regañes por   levantarme o porque digo lo que pienso.

Me cuesta seguirte cuando me explicas, y aún más si tengo que escribir sin faltas de ortografía.

Cuando estoy sentada es como si me picara todo el cuerpo, no puedo parar.

Por eso me encanta la silla de mi oficina, ojalá hubiera tenido una cuando iba al colegio, seguro que me hubiera salvado de   más de un castigo.

Castigos injustos por no entender de qué pasta estoy hecha.

No te disperses ¡concéntrate!

¡¡ Por el día Mundial del TDHA

Aurora Carbonell

www.asociacionyoucan.com